Noticias

Prevención y control: la clave para evitar infecciones nosocomiales

Las Infecciones Asociadas a la Asistencia Sanitaria (IAAS) antes llamadas  infecciones nosocomiales suponen un aumento de la morbimortalidad hospitalaria, de los costos y de las estancias hospitalarias. Aunque hasta hace pocos años las IAAS eran consideradas como efectos adversos inevitables, se ha demostrado que cuando los profesionales cumplen todas las medidas de prevención, las IAAS disminuyen de forma muy significativa.

Infecciones nosocomiales

Según el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (CEPCE), en la Unión Europea (UE) cada año más de 4.000.000 de pacientes adquieren al menos una infección nosocomial y de éstos, unos 37.000 mueren como consecuencia directa de dicho evento.

La OMS considera que en los países desarrollados más de un 7% de los pacientes que ingresa en un centro sanitario y un 10% de los que lo hacen en los países en vías de desarrollo van a adquirir al menos una IAAS.

Actualmente se dispone de suficientes intervenciones que demuestran que cuando se aplican medidas de prevención bien diseñadas las IAAS disminuyen de manera significativa. Entre otros muchos ejemplos, se puede citar la Estrategia para la Higiene de las Manos de la OMS o el Proyecto Bacteriemia Zero inicialmente propuesto por Peter Pronovost en EEUU y actualmente seguido en un gran número de hospitales españoles. Ambos programas muestran de forma inequívoca la reducción de las IAAS tras su implementación.

Tan importante como la prevención de las IAAS en los pacientes, es la prevención entre los profesionales sanitarios. Solo una correcta aplicación de las precauciones estándar, persistentemente olvidadas tanto por los responsables de las instituciones sanitarias como por los trabajadores, puede asegurar que médicos, enfermeras y otras personas que desarrollan su actividad en el entorno sanitario eviten una infección directa o indirectamente relacionada con la atención que prestan a los pacientes.

Todo programa de Prevención y Control de Infecciones (PCI), para ser eficiente, debe llevar a cabo una serie de actividades que la OMS propone estructurar en 8 componentes básicos que engloben de manera organizada cada una de las tareas necesarias.

Hoy en día el consenso es absoluto: la OMS, los CDC, el ECD y la Comisión Europea están de acuerdo en que la prevención y el control son la clave para reducir las infecciones nosocomiales y la transmisión de las bacterias multirresistentes.

 

Fecha de creación 26 abril, 2017 Fecha de actualización 28 abril, 2017 Autor Noticias
Sobre Teresa Pi-Sunyer

Enfermera y docente en Infection Control Practioner. Consultora para la OMS y PAHO. Experta en prevención de las infecciones relacionadas con la atención sanitaria. Colaboradora FIDISP

3 Comentarios
  1. […] para proteger la seguridad de los pacientes. De esta manera se contribuye a la reducción de infecciones asociadas a la asistencia sanitaria (IAAS) y sus […]

  2. […] ya comentamos en nuestro artículo Prevención y control: la clave para evitar infecciones nosocomiales, actualmente se dispone de suficientes intervenciones que demuestran que cuando se aplican medidas […]

  3. […] de EAs, donde se concentran la mayoría de los sucesos, y que se relacionan con la medicación, las infecciones nosocomiales (IRAS), los procedimientos quirúrgicos y los […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *